Noticia

La excelencia en la formación y el continuo reciclaje, claves en el éxito de LA LÍNEA VERTICAL

FacebookTwitterCompartir

En LA LÍNEA VERTICAL pensamos que una de las claves del éxito de nuestra compañía es que disponemos de una plantilla muy especializada, con una sólida, exigente y constante formación en altura. “Si somos referencia en seguridad en altura, prevención y rescate es por la excelente formación de nuestros trabajadores”, explica Manuel Gómez Olmedo, responsable del Departamento de Formación de La Línea Vertical.

Una exigencia para trabajar en LA LÍNEA VERTICAL es tener una acreditación, ya sea ANETVA, IRATA o similar. Pero eso es solo el principio. La formación, una vez dentro de la empresa, es sólida, exigente y constante. Nuestros trabajadores hacen reciclajes continuos, están en constante formación y al máximo nivel. Eso hace que los conocimientos, las técnicas, siempre las mantengan al día.

Un ejemplo es el Grupo de Rescate de LA LÍNEA VERTICAL, que goza de un extraordinario prestigio en todo el país, incluso internacionalmente. El propio Gómez Olmedo forma parte del mismo como responsable de ejecución. “En temas de rescate, lo que hace falta es sobre todo formación y entrenamiento, mucho entrenamiento. Cuando uno se encuentra en una situación de riesgo, o delante de un accidentado, solo vale la experiencia”, añade.

 

Jornadas de reciclaje y formación sobre el terreno

Enrique Osiel Cárdenas, coordinador del Grupo de Rescate Industrial de LA LÍNEA VERTICAL, lo explica: “Tenemos dos tipos de formaciones dentro del grupo que podemos considerar imprescindibles. La primera sería la que denominamos ‘jornadas de reciclaje`, la cual tiene carácter anual. Varias jornadas donde nos reunimos para evaluar el año, cambiar impresiones, actualizar procedimientos y practicar para mejorar como equipo en aspectos técnicos”.

La segunda es la formación continua que hacemos en terreno. “Durante las paradas industriales elaboramos procedimientos, realizamos simulacros y nos reciclamos en otros aspectos fundamentales como los primeros auxilios, la prevención de riesgos y la lucha contraincendios”, manifiesta.

Las habilidades necesarias para cumplir con los requisitos mínimos como rescatador industrial, incluyen competencias en técnicas de rescate, primeros auxilios avanzados, lucha contraincendios, prevención en riesgos laborales, técnicas de trabajos en altura y en espacios confinados, que sumado a un buen estado de nivel físico y mental hacen que no sea nada fácil conseguir candidatos.

Las clave del éxito de LLV es que disponemos de una plantilla muy especializada, con una sólida, exigente y constante formación en altura.

Destrezas en todos los campos

“En LA LÍNEA VERTICAL gracias a la continuidad de carga de trabajo, podemos contar con un número elevado de técnicos con mucha experiencia, siendo este último requisito el más complicado de conseguir –añade Enrique Osiel–. La formación continua por tanto incluye que de manera personalizada todos los miembros del equipo adquieran destrezas en todos los campos”.

Esto hace que el coordinador del Grupo de Rescate Industrial de LA LÍNEA VERTICAL, afirme sin dudarlo: “Puedo decir con garantías que, en LA LÍNEA VERTICAL, contamos con la suerte de tener a los más experimentados, siendo este hecho una garantía de calidad difícil de mejorar y de lo que estoy especialmente orgulloso”.

Tenemos dos figuras dentro del equipo de rescate: la del responsable de ejecución y los técnicos de rescate. “El perfil del responsable incluye competencias para liderar al equipo en el día a día en las paradas y actuar como tal en caso de accidente. Además, a nivel técnico y habilidades sociales, debe demostrar una amplia experiencia consolidada con miles de horas de trabajos en diferentes tipos de fábricas”, expone el propio Osiel.

“Entre las tareas encomendadas a estos compañeros, está la obligación de transmitir todo el conocimiento que posean en materia de seguridad al resto de personas, aunque no sean de nuestro equipo, incluyendo trabajadores externos o técnicos de prevención ajenos a nuestra compañía –añade–. Un feed back que retroalimenta a nuestro grupo y nos hace mejorar día a día. Contando siempre con una fuente inagotable de formación continua”.