Noticia

LA LÍNEA VERTICAL, una empresa segura: ningún accidente desde 2016

FacebookTwitterCompartir

Uno de los aspectos de los que más presumimos en LA LÍNEA VERTICAL es de la profesionalidad, la responsabilidad y la preparación de nuestra plantilla. Nuestro último accidente con baja fue en 2016, desde entonces no hemos registrado ningún siniestro con baja. ¡Enhorabuena a todo el equipo!

Somos una empresa especialista en trabajos en altura y que trabaja, además, por y para hacer una industria más segura. Por tanto, debemos dar ejemplo. Y lo hacemos a diario. Hemos demostrado una y otra vez que nuestros procedimientos de acceso mediante las técnicas más avanzadas en posicionamiento por cuerda son enormemente seguras.

El informe de siniestralidad de nuestra mutua Asepeyo confirma el buen resultado del histórico de accidentes, que año tras año mantenemos con gran esfuerzo y dedicación del equipo. Ningún accidente para ninguno de los trabajadores de nuestra plantilla: Este es, sin duda, el objetivo conseguido que más nos satisface como empresa. Saber además que hemos contribuido con nuestros Grupos de Apoyo al Rescate a paradas industriales más seguras, no alegra aún más.

LA LÍNEA VERTICAL, una empresa segura: ningún accidente desde 2016

Sin embargo, no nos confiamos. Es fundamental seguir haciendo de LA LÍNEA VERTICAL un referente en seguridad laboral no solo cumpliendo la exigente normativa de prevención de riesgos laborales para el trabajo en altura, sino insistiendo en la formación y en la acreditación de nuestros trabajadores. Como empresa, asumimos que las medidas de seguridad siempre son prioritarias.

Más en el sector del que formamos parte, desafortunadamente uno de los que mayor índice de siniestralidad histórica presenta en materia de accidentes laborales.

Los últimos datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social nos enseña que nunca es suficiente en la lucha contra la siniestralidad laboral. En el periodo de enero a abril de 2020 se produjeron en España un total de 131.897 accidentes con baja, de los cuales 1.089 accidentes fueron graves y 184 accidentes fueron mortales. Comparando estos datos con los del mismo periodo del año anterior, se produjeron 276 accidentes graves menos, pero 35 accidentes mortales más pese al estado de alarma por la pandemia del COVID-19.

Es ahora cuando más medios, más atención y más formación son necesarios frente a la siniestralidad laboral.